Navegar

Antiguo Testamento

Nuevo Testamento

Salmos 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150

Salmos 27:1-14, NTV

Salmo 27

Salmo de David.

1El Señor es mi luz y mi salvación,

entonces ¿por qué habría de temer?

El Señor es mi fortaleza y me protege del peligro,

entonces ¿por qué habría de temblar?

2Cuando los malvados vengan a devorarme,

cuando mis enemigos y adversarios me ataquen,

tropezarán y caerán.

3Aunque un ejército poderoso me rodee,

mi corazón no temerá.

Aunque me ataquen,

permaneceré confiado.

4Lo único que le pido al Señor

—lo que más anhelo—

es vivir en la casa del Señor todos los días de mi vida,

deleitándome en la perfección del Señor

y meditando dentro de su templo.

5Pues él me ocultará allí cuando vengan dificultades;

me esconderá en su santuario.

Me pondrá en una roca alta donde nadie me alcanzará.

6Entonces mantendré mi cabeza en alto,

por encima de los enemigos que me rodean.

En su santuario ofreceré sacrificios con gritos de alegría,

y con música cantaré y alabaré al Señor.

7Escúchame cuando oro, oh Señor;

¡ten misericordia y respóndeme!

8Mi corazón te ha oído decir: «Ven y conversa conmigo».

Y mi corazón responde: «Aquí vengo, Señor».

9No me des la espalda;

no rechaces a tu siervo con enojo.

Tú siempre has sido mi ayudador.

No me dejes ahora; no me abandones,

¡oh Dios de mi salvación!

10Aunque mi padre y mi madre me abandonen,

el Señor me mantendrá cerca.

11Enséñame cómo vivir, oh Señor.

Guíame por el camino correcto,

porque mis enemigos me esperan.

12No permitas que caiga en sus manos.

Pues me acusan de cosas que nunca hice;

cada vez que respiran, me amenazan con violencia.

13Sin embargo, yo confío en que veré la bondad del Señor

mientras estoy aquí, en la tierra de los vivientes.

14Espera con paciencia al Señor;

sé valiente y esforzado;

sí, espera al Señor con paciencia.

Salmos 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150